Sunset Roll Festival 2016

Autoría

Por: 
William Padrón // @williampadron
Fotos: William Padrón Ago 23, 2016

Hace rato que Puerto La Cruz, ciudad portuaria ubicada al oriente de Venezuela y zona turística, ha estado desarrollando todo un movimiento cultural de calibre. Esto en cierta forma gracias a la exposición mediática de Tomates Fritos, la banda insigne de la escena musical de ahí, quienes celebran 20 años de carrera. Esta localidad y sus alrededores, es una parada obligada para quienes arman una gira nacional. Playa y sol se mezclan con rock y descontrol en la mejor medida.

El pasado sábado 20 de Agosto se dio cita algunas de las bandas más representativas del pop rock venezolano: Caramelos de Cianuro, Rawayana, Tomates Fritos, Vargas, IRAN, Recordatorio y los nóveles Tripland, Jesicca Quijada, y Sara Gómez, quienes festejaron la 4ta edición del festival Sunset Roll 2016 en el la playa del Caribbean Mall de Lechería, Venezuela. 

En contra de la tensión política y la baja de temporaditas en la ciudad, las expectativas se cumplieron y, según sus organizadores, un aproximado de 5.000 personas asistieron a esta velada de música. En el ambiente playero se visualizaban yates alrededor ante una variada selección de indie, swing, jazz, pop, blues, reggae y rock, de la mano de los actos anunciados. Fue todo éxito ésta nueva edición.

El soul-pop de Sara Gómez, mientras llegaban los asistentes, daba la bienvenida a los asistentes; para luego darle paso a Vargas, quien le dio combustible sonoro al lugar. La voz de Jessica Quijada, a través del pop-rock, mantenía la onda de acogimiento de la hora. El indie pop de Recordatorio hipnotizaba a los presentes, visualizando el atardecer.  Tripland le inyectó funk, blues y rock and roll al festival, subiendo los decibeles de esa hora. El turno de IRAN fue celebrado y, en complicidad con la audiencia, supo satisfacer el mood del público.

Uno de los mas esperados fue Tomates Fritos, héroes e influencia de la zona, quienes presentaban de manera oficial su homónimo quinto álbum de estudio, también preámbulo a la celebración de sus dos décadas de vida. El reggae de Rawayana, una de las bandas esperadas dentro de un contexto playero, dio más la nota fiestera que apacible. Caramelos de Cianuro cerró la noche. Un set de poco más de una hora, donde todos sus temas fueron coreados, incluso los que pertenecen a su nuevo trabajo.

El Sunset Roll demostró la avidez que existe en Venezuela de conciertos. Un cartel sin invitados internacionales que supo atraer a habitantes de otras ciudades. El público amaneció y por un momento olvidó sus propios males, incluso el hecho de que sus artistas están emigrando a otros países para hacer carrera musical.

Comenta con Facebook

¿Te lo perdiste?

Back to Top