La Tocada: Sept 24 :: 2016 :: The Observatory OC

Autoría

Por: 
La Banda Elástica
Fotos: María Madrigal Oct 06, 2016

Por ya casi una década, el festival californiano, La Tocada, se ido estableciendo como el festival más diverso e importante en la costa oeste del país. Algo inaudito, si consideramos que en sus inicios, el enfoque era más bien una reunión de fans, contentos con revivir la nostalgia de los 80’s, y renuentes a escuchar nuevos sonidos.

Pero de unos años para acá, La Tocada ha ido explorando y seleccionando entre la gran diversidad de propuestas que emergen a través de todo el mundo de habla hispana y este año anunció el cartel más fuerte que jamás haya presentado un festival de rock latino, en el sur de California.

Las expectativas eran muchas y finalmente el 24 de septiembre llegó con una oleada de bandas internacionales, de alto calibre, y que sólo un festival de esta magnitud podría ofrecer: En el Escenario Principal: Carla Morrison, León Larregui (Zoé), Natalia Lafourcade, Molotov, Bunbury y Café Tacuba.

En los secundarios: Siddhartha, La Gusana Ciega, Porter, Mon LaFerte, DLD, De Nalgas, Love la Femme, Diamante Eléctrico y Jenny & The Mexicats.

A las 12 del mediodía el Observatory de Orange County comenzó a recibir a miles de fans, de todas las edades, que se distribuían en los tres escenarios que ofrecía el festival y en los espacios para descansar.

Jenny & The Mexicats fueron los encargados de dar inicio a La Tocada. En su show de cuarenta minutos, la banda supo extender la fiesta electro-latina, gracias a la presencia de Jenny y su look punk/femme fatale, que derritió a los presentes. Así abría una jornada de muchísimo calor en el Observatory, pero con mucha gente dispuesta a dar todo de sí a cambio de que las bandas respondieran de la misma manera.

Le siguió el show de Carla Morrison, la ganadora del Grammy Latino que ya sabe muy bien como deleitar a los miles de fanáticos que se habían arremolinado frente al escenario principal y que en ningún momento pararon de ovacionar y lanzar porras. Morrison no sólo cantaba y sonreía, sino que disfrutaba cada minuto arriba del entarimado… de repente ondulando los brazos y dando algunos contorsionados pasos de baile, y sin dejar nunca de sonreír.

A las tres de la tarde, mientras que el sol seguía golpeando fuerte afuera, en los escenarios 2 y 3, subió la fiesta punk de la banda mexicana, De Nalgas, que presentaban Vulgar Dulce Hogar. El público respondía a la efervescencia de la banda, pese al calor. El punk chilango encontró un público más que animado y que no quería que se acabara la fiesta. Directo desde el barrio de Aragón, en el Estado de México, De Nalgas probaron ser una banda de punk rock decidida a escupir en las fauces del aburrimiento.

Mientras tanto, en el escenario principal comenzó el show de León Larregui que le dio al público la pausa que andaban buscando: el downtempo aterrizó en el Observatorio de la mano del cantante de Zoé, con un set basado más que nada en su aclamado disco Lumina, de 2016.

Justo cuando iba a subir Natalia Lafourcade al escenario principal, nos escapamos hasta el escenario 2, que presentó bandas de la nueva escena alternativa. Ahí nos encontramos con Jorge Siddhartha González Ibarra, mejor conocido bajo el nombre de Siddhartha, uno de los músicos más populares de la escena indie mexicana.

Le siguieron sus paisanos de Porter, que ofrecieron un show lleno de pura psicodelia ambiental a lo largo de 45 minutos, dejando a todos los presentes más que complacidos con esas guitarras, teclados, distorsiones y voces lejanas.

Terminado la experiencia ambiental prehispánica de la tarde, volvimos al escenario 3 donde subieron los rockers colombianos Diamante Eléctrico, quienes a base de canciones con muchísima energía , y bajo de la mano de su líder Juan Galeano, supieron conquistar a los espectadores.

Con las energías derrochadas (pero bien invertidas) corrimos a pescar el comienzo del show de Mon LaFerte. En su show de casi una hora, la chilena/mexicana supo satisfacer todas las expectativas que se tenían en ella, con un set centrado en Mon Laferte Vol.1, su  disco más reciente, que contiene grandes canciones de la talla de “Tormento“, “El cristal” y el cierre con “Salvador”. Volvería a hacer el encore con “Tu falta de querer” y “Si Tu me quisieras”, finalizando así un debut como pocos.

Cerraron el festival los tres platos fuertes de la jornada: Molotov, Bunbury y Café Tacuva. No muchas sorpresas por aquí. Bandas de alto calibre, en el mejor momento de sus vidas como músicos y como bandas... Tres propuestas diametralmente opuestas entre sí, que han sabido reinventarse con cada nuevo proyecto, la crème de la crème del rock latino de todos los tiempos.

Comenta con Facebook

¿Te lo perdiste?

Back to Top