Renee Mooi: Una de las voces más promisorias de México

“Renuncié a la fama (risas)... para tratar de hacer algo que me gustara realmente y que fuera diferente. Que fuera honesto...”
Renee Mooi: Una de las voces más promisorias de México
Por: 
Vicente Jáuregui @vicentjauregui
Foto: Archivo de la artista Dic 25, 2015

Antes de ser conocida en el circuito alternativo de México, Rene Mooi fue pop star en Rumania cuando tenía 18. Sin embargo, su convicción estaba en otra parte y con gran determinación renunció a ese mundo para configurar su propio mundo sonoro. Desde entonces, sus presentaciones en vivo le han ganado el respeto de la crítica especializada y un séquito de fans que la reconocen como una de las voces más promisorias en México.

Pocos músicos pueden formar parte de carteles de rock, pop, jazz, música electrónica o world music y salir bien librados en el intento. Renee Mooi es una de ellas y con un gran sentido del humor platicó largo y tendido sobre su historia musical y el futuro de su carrera.


En YouTube hay un video en el que cantas una versión de "Soledades" con tu madre que sugiere un ADN musical en tu familia.

Sí, totalmente, mi mamá me enseñó a cantar cuando tenía 3 años. Imagínate, de niña me tocaba cantar en fiestas familiares y desde entonces me chocaba cantar después de mi mamá porque todos decían “¡qué bonito, que canta tu mamá!...” Me súper enchilaba, entonces me puse a estudiar.

¿Dónde pasó todo esto?

Yo nací en el D.F. pero toda mi familia es de Santa Rosalía, Jalisco, son los Santana-Pelayo y son un chorro (ríe).

Supongo que les gustaba la música ranchera, Jalisco posee una tradición vernácula.

Mi familia era súper ranchera pero yo no tengo nada de feeling para eso. Lo puedo hacer, no me sale mal, pero cuando lo canta mi mamá, ¡mis respetos, se necesita una sensibiliad muy especial!

¿En qué momento descubirste tu voz propia o la música que realmente te representaba a ti?

Es una historia muy loca. Cuando era adolescente un productor me llevó a Rumania y allá me volví pop star. Era muy famosa (ríe). Onda de no poder salir a la calle ni nada. Pero estando en ese mundo  me di cuenta que había infinidad de cantantes muy buenas en el mundo. Era el rush de American Idol y todas esas ondas, en las que ves decenas de cantantes impresionantes. A pesar de que ganaban, noté que lo suyo no hacía ninguna diferencia en el mundo, a menos de que tuviera algún mensaje o una idea. No era un asunto de cantantes, sino de canciones, de originalidad, honestidad. Entonces renuncié a la fama (risas). Decidí dejar todo eso para tratar de hacer algo que me gustara realmente y que fuera diferente. Que fuera honesto.

¿Qué pasó entonces?

Ahí comencé a escribir para Mooi. Quizá por el mundo del que venía decidí cantar poco en el primer EP (susurra un fragmento). Por eso todo era suavecito, quería irme al otro lado, a algo más etéreo. Pero después sí me hacía falta gritar. Ahora para el disco que viene hay un balance.

Cuando decidiste sentarte a escribir, ¿qué temas te surgiron inmediatamente?

Como el E.P. estaba inspirado en mi hermana y ella iba a cantar todo, era sobre frutas. Algo muy inocente. Cuando lo tomé yo y busqué escribir algo que saliera desde las entrañas, me di cuenta que escribo de dolor, la neta. Saco mis demonios, son letras muy personales. En el nuevo disco hay una canción que se llama “nit”, liendre. Se la escribí a un ex novio que me puso el cuerno (ríe). La letra es sobre sensaciones combinadas: en ocasiones el recuerdo me da risa, otras sólo quiero hacerle el amor para que sepa de lo que se perdió. Son sentimientos que me dan pena pero ahí están. Como trabajamos juntos, me toca verlo bastante, luego me daban ganas de seducirlo, aunque ya lo hubiera mandado a la chingada, era un juego de seducción súper fuerte, entonces ponerlo en una canción para burlarme fue algo que disfruté mucho.

Escribes sobre el dolor de las relaciones...

Sí, tuve otro novio que me lastimó bastante hace unos años. Le escribí una canción que se llama Belladona y describe cómo le corto la cabeza. En mi sueño aparecía matándolo y pude superarlo al escribir la canción, fue escribir un cuento sobre eso, con su soundtrack (ríe).

Entonces encontraste que escribir una letra es una catársis.

Totalmente, no hay canciones de amor, puro desamor, riesgos, juegos, curiosidades. Son cosas que tengo y no le puedo decir a todo mundo, pero ahí están (ríe).

Además de la música, ¿hay otras fuentes de inspiración que te muevan?

Mi mamá está estudiando filosofía ahora y me gusta bastante, creo que me voy a meter. Por la música que hago, creo que me gusta profundizar en mis relaciones humanas. Ella está haciendo una maestría en Filosofía existencial, aplicada a la psicoterapia, me parece súper interesante. También me gusta mucho la actuación y creo que es la misma línea de búsqueda, es decir, explorar emociones y vivirlas de la forma más completa posible. Bailar me encanta, en algún momento pensé que iba a ser bailarina, luego me valió madres y ya no pasó nada, pero lo recuperaré (ríe).

Ya que te interesa la filosofía y viviste en Rumania, te recomiendo leer a E.M. Ciorán, escribió muchos aforismos, era pesimista, rumano autoexiliado en Francia.

Me encantaría leerlo, lo voy a buscar.

Ya que mencionas la actuación, vi que estuviste en una película con Harvey Keitel y David Beckham, ¿cómo fue conocerlos?

Harvey me dio un beso en la boca (risas), ¡cero rodeos! Cuando llegó, yo estaba personificada como la mujer barbuda en la calle, fumándome un cigarro. Me vio y comenzó a gritar, estaba fascinado, le habló a su asistente y me pidió una foto, nos tomó un chorro de fotos y al final me dijo, “te voy a dar un beso, siempre he querido besar a una mujer barbuda”. Me agarró, me besó, me abrazó y se fue.

Seguro fue más emocionante que Beckham. 

Híjoles, eso no lo sé… (risas). Fue muy distinto porque está muy guapo y además es un tipazo. Lo conocí antes que a Harvey. Llegó súper temprano a saludar a todos, se presentó con todos y cada uno, incluso con la gente de la limpieza, se veía incluso medio tímido y muy lindo. Se presentó y me dijo “I’m David Beckham”. Yo pensé “I know” (risas). Me pidió una foto, nos la tomamos y yo fui muy feliz (ríe).

¿Qué viene para ti en 2016?

El nuevo disco, que ya está terminado totalmente. Es un disco muy arriesgado, con cosas experimentales. hay un track con 52 voces que grabé directo en mi compu, sólo con mi voz y con el corazón destrozado (ríe).

¿Nos puedes adelantar un poco a qué suena?

Creo que tiene cosas de industrial, rock, pop, jazz, mucho ruido, escuchamos mucha música para resolver la parte musical, pero creo que cuando lo escuchas en realidad no suena a nada, solo a Renee Mooi. Al menos eso es lo que me han dicho.


Renee Mooi | Nits


SÍGUELE LA PISTA! WEB | FACEBOOK | TWITTER


Comenta con Facebook

¿Te lo perdiste?

Back to Top