#ENTREVISTA Platicamos con Red Jesus sobre "Siempre sale el sol", su luminoso nuevo sencillo

Por: 
Vicente Jáuregui @vicentjaregui
Foto: Pascal Krumm Jun 15, 2018

Le hemos seguido la pista desde principios de 2016, año en que lanzó el video de "Born In México", un tema anti Trump que contagiaba por su ánimo irreverente. Nacido en la Ciudad de México, pero criado en Chile, Red Jesus divide su tiempo entre la batería y la composición. Melómano, publicista, músico, cantante, frontman, periodista, amante de los gatos y amigo; Fernando Costa es la mente maestra detrás de este seudónimo que le viene en el ADN. 

 

Con la evolución de su lado, Red Jesus es un artista que sorprende por su constante búsqueda artística y sonora. Para muestra, basta escuchar la proeza estética que representa "Ravotriping", un tema que destaca por la originalidad de su flow y un video delirante inspirado en un estado alterado de conciencia. Como suele ocurrir con la melomanía, las influencias de Red Jesus desdeñan lo predecible y en ese sentido, la confección de cada nuevo tema se traduce en una oportunidad para explorar nuevos territorios. 

 

Tal es el caso de "Siempre sale el sol", una canción que brilla desde el primer acorde y que ya puedes escuchar AQUÍ. Con un mensaje esperanzador, Red Jesus da la bienvenida a su club, un lugar idílico en que el perdón siempre será una oportunidad para reivindicar los pesares del alma. Entre capas de sintetizadores reverberados y un beat a medio tempo, "Siempre sale el sol"  es justo lo que necesitas escuchar para renovarte de energía en estos días nublados. Platicamos con Red Jesus sobre el proceso creativo del segundo sencillo de un álbum que verá la luz a finales de año.

 


 

¿En qué momento de tu vida llega la inspiración luminosa para escribir la letra de "Siempre sale el sol"? 

Escribí la canción hace poco, inspirado en mi último gran quiebre amoroso. Dejé mi trabajo y me fui a vivir a Los Ángeles para dedicarme al 100 a la música. Eso ocasionó un cambió muy fuerte que rompió la relación y me ocasionó un gran, gran sentimiento de culpa que duró bastante tiempo. Recuerdo ese momento de llanto desconsolado por hacerle daño a alguien que quieres tanto. La letra surge como una liberación de esa culpa, ya no solo de esa relación, sino de todas las veces que me he equivocado. Esa luz que habla la canción es aceptar que soy humano y que mis decisiones pueden afectar a otros, pero la vida sigue y es válido pedir perdón para seguir adelante.

 

Los temas anteriores se caracterizan por un sonido más guitarroso, ¿cómo surge esta búsqueda sonora hacia los sintes?

Yo soy baterista y nunca aprendí a tocar guitarra, soy bastante torpe con las cuerdas y eso me llevó a utilizar el sinte como instrumento de composición. Incluso mi primer disco que tiene mucha guitarra fue compuesto totalmente con un teclado. Muchas veces compongo a partir de sonido, buscó sonidos en Reason durante horas y cuando encuentro uno que me provoca algo me pongo a cantar encima. Generalmente esos teclados son reemplazados por otros sonidos en la producción final, se sustituyen por sonidos similares. Entonces, esta búsqueda no es tan extraña para mí.

 

¿Qué tanto influye Juan Covarrubias  (colaborador de artistas como Robi Draco Rosa Bunburycomo productor para el sonido final?

El quiebre que se produce con “Ravotriping” y ahora con “Siempre sale el sol”, tiene que ver con tirarme de cabeza con las propuestas de Juan, quien ha producido estas dos rolas. Somos amigos desde los 6 años, es un mago de los sintes análogos y me raya lo que puede hacer con los sintes. Ahora la búsqueda es simplificarme, incluso con las baterías ahora busco ritmos supeditados a la música, lo importante son las atmósferas, no el virtuosismo o el solo de algún músico. Ahora estoy entregado a las atmósferas, no tanto a los instrumentos. Es el gran cambio y un crecimiento musical para mí. Ahora veo la música como un todo, no como distintas partes que conforman una canción.

 

Debe ser un proceso muy divertido, sobre todo porque esto sucede en su estudio de Los Ángeles

Juan y yo invertimos horas buscando el sinte adecuado y es un ejercicio muy divertido para ambos. Esta dinámica se seguirá dando durante todo el proceso de un disco que espero sacar a finales de año. Ir a su home estudio es como estar en familia para mí, por más que sea Los Ángeles, en realidad salimos poco. Compramos un par de botellas de algo y nos dedicamos a grabar y pasarla bien. 

 

Acabas de grabar el video "Siempre sale el sol", ¿qué nos puedes adelantar sobre este audiovusual? 

Será un video muy delirante, más luminoso y loco que "Ravotriping". Hay un panda con crisis de identidad, una doctora que también tiene una crisis, humor negro, escenas subidas de tono, composiciones estéticas visuales de Pascal Krumm, director del video. Vale la pena visitar su Instagram para apreciar las composiciones visuales que él puede lograr. Trabajar con él es una súper experiencias por las ideas y la estética que tiene. La idea fue pensada entre ambos, pero él tomó las riendas y yo, es decir el panda, se entregó. Ingrid Troye, la actriz, se entregó totalmente; la bailarina Priscila Reed tuvo una participación espectacular. En la dirección de fotografía estuvo el cineasta Santiago Barreiro. Todos hicimos un gran equipo de trabajo, durante un día entero estuvimos a full, grabando en varios puntos de la Ciudad de México. Nos reímos mucho y eso se notará en este video que espero salga muy pronto.


 

Comenta con Facebook

¿Te lo perdiste?

Back to Top